Construcción Sostenible

El concepto de construcción sostenible lleva ya algunos años rondando y por supuesto mejorando. En el mundo podemos encontrar diferentes referentes como el LEED, BREEAM, CEEQUAL, así como algunas normas de la serie ISO que hacen referencia sobre el tema, como también otras iniciativas como Estidama que le apuntan más a desarrollos urbanísticos sostenibles. Todas estas iniciativas tuvieron origen en el Análisis de Ciclo de Vida(Life Cycle Assessment) y la Perspectiva de Ciclo de Vida (Life Cycle Thinking).

Algunos consideran los estándares como unas listas de chequeo que dan unos puntos que finalmente reflejan el nivel del “sostenibilidad” del edificio. Tienen y no tienen razón. La lista de chequeo es para tomar decisiones sobre aquello que se puede hacer, lo que interesa hacer y lo que es prioritario hacer. Termina pasando, como en muchos sistemas de gestión ambiental que se hacen los mínimos posibles, es decir, se revisa que el consumo de energía sea menor a una construcción tradicional, el consumo de agua también sea menor y que se contemple reutilizar el agua para algún fin.

La sostenibilidad no es un tema de mínimos posibles, de cumplimiento de leyes o haciendo lo básico que nos piden. La construcción sostenible es un tema de tomar las mejores decisiones que impacten tanto en el consumo energético, el consumo del agua, en los impactos de los materiales utilizados, el impacto de los escombros y residuos generados y la buena gestión y operación de la construcción por lo menos durante los próximos 50 años. No es tomar una foto del ya y ahora, sino de generar condiciones de mejora continua tanto en lo que impacta durante la construcción como en la operación de las edificaciones (que suele ser el mayor impacto).

Para un caso particular, quiero mencionar el caso Colombiano, que, a través de una resolución (549 de 2015) el ministerio de vivienda pretende promover la construcción sostenible y tan sólo toma los referentes de agua y energía. Asegura unos mínimos posibles dejando a un lado otras iniciativas que son valiosas como el manejo de las basuras, vertimientos, ventilación y confort, uso de iluminación natural, zonas verdes mínimas por habitante, entre otras, que no hacen parte del diseño arquitectónico en muchos de los casos.

Por otra parte, en este mismo escenario aplaudo la intensión de las iniciativas privadas que buscan obtener certificaciones LEED Platinum ®. Parte del problema está en la responsabilidad existente durante la vida de una edificación, donde una empresa desarrolla y vende, otra administra y en el caso de los proyectos comerciales y de vivienda, otros son los que generan los impactos en el día a día, que como mencioné son la mayor huella de una construcción. Por su parte, quienes le apuntan a estos estándares de construcción, normalmente son los desarrolladores del proyecto y ademas los que sacarán provecho de las reducciones económicas que la construcción sostenible les trae en el día a día, además de aportar a la sosteniblidad.

La situación en América Latina es similar al caso de Colombia, si bien muchos no han siquiera establecido los mínimos requeridos para las nuevas construcciones y son sólo las iniciativas privadas que abordan el tema de la construcción sostenible, ojalá con más terrazas (ayudan a disminuir huella de carbono y sirven como sistemas de captación de agua lluvia, así como mejoran el confort térmico de os edificios).

Quieres conocer más iniciativas de las empresas como aporte para la sostenibilidad, revisa el libro ¿Qué es eso de la Sostenibilidad? Empresas prósperas generando abundancia. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s